El monasterio, fundado como Palacio de los Reyes castellanos por María de Molina, nacida en Valladolid. Con el paso de los años y los tiempos, fue adaptado y entregado a la comunidad fundadora de M.M. Clarisas el 4 de octubre de 1.406 por Doña Urraca de Guzmán, señora principal de Villafrechós.

 

Doña Urraca; fue añadiendo las pequeñas casas de los alrededores: la del capellán, la demandera, los locutorios, cementerio, jardín, la parte trasera de la huerta fue luego comprada por el Ayuntamiento en 1753. Y así, lo que comenzó siendo palacio de la nobleza, terminó por ser la casa de pobres hijas de san Francisco y Clara.

 

La iglesia fue levantada desde sus cimientos en 1543 por Srª Ana Girón de Velasco, hija de los Condes de Urueña, Abadesa de este Monasterio.

 

 

Está construida en piedra, ladrillo y sobre todo tapial. Es de una sola nave y un solo tramo, de crucería estrellada. La capilla mayor tiene también bóveda de crucería estrellada y arco triunfal apuntado. Hay un coro bajo a los pies con sillería y 34 sitiales y cuidadosamente decorados. Pero lo más bello del coro bajo posterior es la puerta del comulgatorio, que muestra a Cristo sufriente. Cada religiosa al comulgar ha de pensar: Qué bueno eres Jesús y yo así te tengo, y procurar con su vida consolar a Jesús de las heridas de quienes no le aman.

 

El retablo mayor, de proporciones gigantescas, ocupa el fondo de la capilla mayor, en arco, es barroco, salomónico, de los años 1723-33 es de talla dorada, ricamente policromadas. Tanto archivos como piezas de interés cultural e histórico, han sido destruidas en varias ocasiones por incendios, acentuando más si cabe en la historia la vida sencilla y pobre de una clarisa.

 

 

 

Actualmente la iglesia y todo el convento se hallan muy bien arreglados, debido a las grandes reformas y remodelaciones hechas en los últimos tiempos, con ayuda de subvenciones estatales,  sobre todo debido al desvelo y buen hacer de la comunidad, que han aprovechado para ello sus ingresos especialmente provenientes de su trabajo.

 

Las imágenes de los santos franciscanos, adornan loa altares laterales, siendo de las más bonitas tallas la de la Inmaculada y la de nuestro Padre y Señor San José.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Franciscanas Clarisas Real Monasterio de Santa Clara